Cómo cuidar el suelo del huerto

Cómo cuidar el suelo del huerto
Cómo mantener la fertilidad del suelo y conseguir que las plantas crezcan sanas.

Alimentar para el suelo
La materia orgánica es el alimento del suelo, especialmente de la vida aeróbica.
Añadir materia orgánica en forma de abono mejora la estructura del suelo, permite que resista la erosión, retenga la humedad necesaria y provea a las plantas de los nutrientes que necesitan para crecer sanas.

Mantener suelta la tierra en la superficie
La tierra no debe cavarse profundamente. La siembra directa y el cultivo mínimo son los más adecuados.
Se debe utilizar la maquinaria con mucho cuidado.

Fomentar la biodiversidad de cultivos
El monocultivo es más propenso a enfermedades y plagas. Es necesario fomentar la diversidad de cultivos, incluir la rotación y respetar el barbecho.

Enriquecer con micronutrientes
Cuando los cultivos muestran una deficiencia de algún micronutriente baja la resistencia de la planta. Es preferible añadirlo de forma extra.
cuidar-suelo-huerto
Asociar cultivos
Las asociaciones de cultivos de plantas beneficiosas repelen ciertas plagas y a la vez son el hábitat de insectos beneficiosos.

Proteger los cultivos del viento
Sembrar setos y árboles.
Los setos además de proteger del viento son refugio de insectos beneficiosos.
El suelo puede parecer inactivo y sin vida, pero es solo aparente, la vida del mundo natural
está bajo la superficie. Alimentar el suelo de forma como lo hace la  agricultura industrial ha terminado con la rica vida que mantiene el equilibrio y la fertilidad.

Proteger la superficie del suelo contra las lluvias y la erosión
Esta protección se hace mediante Mulch (cobertura de malezas) o por una siembra de cultivo de cobertura.